Tengas la edad que tengas… ¡¡empieza ya a hacer ejercicio!!

Nunca es tarde para comenzar a hacer deporte. No hay ninguna barrera de edad, ni los cincuenta, ni los sesenta, ni siquiera los setenta o los ochenta…

Cada vez hay más indicios y más investigaciones que corroboran esta tesis de que la mejora física es rápida y evidente y también de que la salud en general se fortalece:

Menos posibilidad de infarto

Según un estudio realizado por el departamento de cardiología de la universidad de Oslo y coordinado por Erik Prestgaard, “los hombres que comienzan a hacer deporte por primera vez en su vida pasados los 40 o los 50 reducen la elevadísima probabilidad que tienen los sedentarios de padecer un infarto a menos de la mitad”. Y aún hay otro dato más sorprendente: las personas que habían sido activos pero que a partir de los treinta años se volvieron sedentarios presentaban un 56% más de riesgo de infartarse en la tercera edad que aquellos que comenzaban desde cero a hacer ejercicio, ya de adultos. Tuvieran cuarenta, cincuenta o más…

“Cuanto más tarde se empieza, más limitaciones hay que superar”

Eso sí, que sea mejor hacer ejercicio independientemente de la edad no es excusa para dejarlo para más adelante. “Siempre será mejor comenzar que no hacerlo, pero también es verdad que no es lo mismo iniciar actividad física desde niño que de adultos, ya que los beneficios sobre la salud serán diferentes. Lo ideal es que un individuo sea físicamente activo desde edades tempranas”, explica el doctor Felipe Villalobos Martínez, profesor colaborador de Estudis de Salut de la UOC. Advierte, además, que habrá que adecuar la práctica a las posibilidades y las condiciones de cada uno. “Cuanto más tarde se empieza, más aspectos limitantes pueden surgir y, por lo tanto, más personalizada debe ser la rutina”, dice.

 

Leer más: https://www.lavanguardia.com/vivo/lifestyle/20191212/472167730881/ejercicio-salud-beneficios-edad.html