Terapia de bosque (Shinrin-Yoku)

Es una práctica japonesa que consiste en pasear por el bosque de una forma meditativa, respirar profundamente, sentir el contacto con el aire, con las texturas de las hojas, escuchar el viento, oír los pájaros.

Cada año, entre 2’5 y 5 millones de japoneses afectados por estrés, hipertensión y ansiedad acuden a las sesiones de Shinrin-Yoku en algunos de los 48 centros oficiales designados por la Agencia Forestal de Japón. Son 2 horas de paseo relajado por el bosque, con ejercicios de respiración dirigidos por monitores.

Antes y después de la sesión, se mide la tensión arterial y otras variables de los participantes para poder comprobar la eficacia del tratamiento.

Estudios realizados por científicos japoneses, afirman que el impacto de los baños forestales bajan la presión arterial, fortalecen el sistema inmunológico y reducen la ansiedad, la depresión y el insomnio.

La práctica de la Terapia del Bosque la inició la Agencia Forestal de Japón en 1982, como  iniciativa para darle valor a los bosques, que cubren el 67% del país y atender la demanda de contacto con la naturaleza de la población urbana, sometida a niveles intensos de competencia y estrés. Se inspiró en tradiciones sintoístas y budistas que promueven la comunicación con la naturaleza, a través de los 5 sentidos.

De hecho, muchas empresas ya organizan estos viajes para sus ejecutivos o empiezan a dar tiempo a sus trabajadores para que lo practiquen, considerada ya como medicina tradicional con carácter preventivo.

 

Ma. Àngels Berenguel

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *