La ley prevé una serie de exenciones al vender la casa con carácter general. Se trata de situaciones en las que no habrá que pagar impuestos por vender la vivienda. Los menores de 65 años sólo podrán aplicarla cuando traspasen su vivienda habitual y usen el beneficio obtenido para comprar otra vivienda habitual.

En el caso de los mayores de 65 años la cosa cambia a mejor. La exención por venta de vivienda para mayores de 65 años no tiene ese tipo exigencias. Este colectivo no tendrá que pagar impuestos siempre que la casa que venda sea la habitual. Así se desprende del articulo 41.bi del RD 439/2007 de 30 de marzo por el que se aprueba el reglamento del IRPF.

A efectos fiscales Hacienda considera la vivienda habitual en la que se residido de forma efectiva desde dos años antes de la venta.

Obligados a hacer el IRPF

Aunque la plusvalía generada por la venta de la vivienda habitual esté exenta de tributar en el IRPF, la operación generalmente generará un incremento patrimonial que habrá que incluir en la declaración de la renta.

Para que lo entiendas mejor, tendrás que poner los datos de la venta, pero no pagarás impuestos. El problema es que esto sí afectará a la obligación de presentar la renta. Una persona mayor de 65 años que normalmente no estaría obligado a tributar, al vender su vivienda seguramente pase a estarlo durante ese año.

El hecho de que la venta esté exenta a efectos de IRPF no quiere decir que el vendedor no deba pagar impuestos. Y es que siempre quedará el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana o plusvalía municipal, que depende del ayuntamiento.

Aquí puedes ampliar información

 

Fuente: Bolsamanía