Triscaidecafobia (fobia al número 13): síntomas, causas y tratamiento

La triscaidecafobia es la fobia al número trece; el sujeto que la sufre siente tal miedo intenso e irracional ante este número que lo evita a toda costa.

En este artículo hablaremos de la triscaidecafobia, y veremos cómo se define esta fobia, cuál es su relación con la superstición y qué ejemplos se vinculan con ella.

¿Qué es la triscaidecafobia?

La triscaidecafobia o fobia al número trece es un miedo intenso e irracional al número 13. Si nos fijamos en la etimología del término “treis” se traduce como tres y “deca” diez pudiendo traducir “triscaideca” como trece. Para considerar el miedo como fobia debemos comprobar que este es excesivo, que genera un malestar o alteración de la funcionalidad del sujeto, es decir, repercute en su vida.

Para ver el alcance que tiene la valoración negativa del número trece, cabe destacar que un 10% de la población general refiere preferir no vincularse con este número, pese a ser menor el porcentaje de sujetos que pueden recibir el diagnóstico de fobia.

Síntomas

La quinta Edición del Manual Diagnóstico de la Asociación de Psiquiatras Americanos (DMS 5) clasifica las fobias dentro de la categoría del trastorno de ansiedad. Las fobias específicas se definen como un miedo o ansiedad intensa por un objeto o situación específica, observándose este miedo casi siempre de manera desproporcionada y produciéndose evitación del estímulo fóbico. Como sucede con la mayoría de trastornos de ansiedad, los síntomas deben estar presentes mínimo 6 meses.

La triscaidecafobia está clasificada como tipo de fobia específica porque no coincide con ninguno de los especificadores concretos. Dada la repercusión que comporta la sintomatología fóbica en la vida de la persona será necesario acudir a psicoterapia.

Debemos tener en cuenta que para cumplir criterios y, por tanto, poder realizar diagnóstico y considerarlo fobia, tiene que observarse malestar o deterioro de la calidad de vida; por tanto, la intervención será indispensable para poder recuperar la funcionalidad.

Evitación del número trece

Vemos también cómo la utilización del número 13 se evita en distintos lugares o profesiones. Algunos rascacielos no tienen la planta número trece, pasan directamente a la catorce. También se observa esta evitación en calles, número de casa, filas de aviones, saltando directamente de la doce a la catorce o incluso en el número de habitación de hotel.

El documento nacional de identidad, el DNI, tampoco consta el número trece. El famoso escritor John Ronald Reuel Tolkien, en su libro El Hobbit, relata cómo los enanos piden encontrar uno más para añadirse con ellos al viaje para evitar ser trece. Asimismo, cantantes y compositores han evitado utilizar el número trece para numerar sus canciones.

Esta evitación también la vemos en deportes como el automovilismo o el motociclismo, donde sus participantes rechazan llevar el dorsal trece. Esta relación del trece con la mala suerte en las creencias supersticiosas se ve reforzada también cuando, en vez de evitar este número, se utiliza, puesto que se hace con el propósito de desvincularlo con la mala suerte que se le ha atribuido a nivel social.

Triscaidecafobia y superstición

Se ha vinculado la triscaidecafobia con las supersticiones. Entendemos la superstición como una creencia irracional, contraria a la razón, que podríamos explicar como un pensamiento mágico sin base científica, es decir, no lo podemos probar objetivamente. Aunque este tipo de creencias puedan parecer inofensivas, es posible que afecten al sujeto y terminen por repercutir en su día a día si no logra realizar determinadas actividades por dichas supersticiones.

Estas supersticiones tienen origen en el aprendizaje cultural o social, lo que quiere decir que no aparecen de manera innata en el sujeto, lo aprende por influencia cultural de su entorno. Esta creencia de aparición tiene sentido, ya que nos damos cuenta de que en distintas culturas surgen supersticiones diferentes y sujetos de una misma cultura pueden mostrar supersticiones similares.

Desde el ámbito de la Psicología se ha tratado de explicar la aparición de las conductas supersticiosas. El psicólogo Frederick Skinner observó en un experimento realizado con palomas que al presentar un refuerzo de manera aleatoria, los animales lo asociaban con una conducta realizada previamente a la aparición de este, repitiéndola así para obtener el refuerzo. Estas conductas se describieron como supersticiosas.

Posteriormente, el psicólogo Michael Mahoney apuntó que las conductas supersticiosas no eran las realizadas antes, sino posteriormente a recibir el refuerzo, valorándose como prejuicios, distorsiones cognitivas de la percepción y valoración de la realidad.

De este modo, podríamos considerar la triscaidecafobia como una superstición, una creencia irracional y sin fundamento científico. Los sujetos realizan conductas específicas para tratar de evitar o neutralizar los efectos que producen el número trece.

 

Leer más: https://psicologiaymente.com/clinica/triscaidecafobia