Trucos para enfriar la casa sin tirar de aire acondicionado

Tenemos encima el verano y, aunque este año no ha venido tan duro como otros (ya llegarán los 40 grados a la sombra), nunca está de más conocer algunos trucos para quitarnos de encima ese calor agobiante sin tirar del aire acondicionado.

Tener un ventilador removiendo el aire caliente de la casa no es ni la mejor ni la única solución, porque el ambiente no está fresco y a la larga puedes acabar fatigado. Por eso, antes de poner en marcha sus aspas es bueno conocer algunos consejos:

1) Minimiza el uso de electrodomésticos durante el día. Parece una perogrullada, pero en realidad es un truco muy útil para mantener la casa a una temperatura agradable. Los electrodomésticos desprenden calor cuando se encienden, de ahí que, si se puede, lo ideal sea ponerlos por la noche. Lo mismo pasa con los ordenadores y los televisores, por eso no conviene utilizarlos en el dormitorio inmediatamente antes de dormir.

2) Moja las cortinas. Aunque este truco sea más viejo que el hilo negro, seguramente algunos no lo conozcáis. Pero para eso estamos nosotras, así que toma nota: durante las primeras horas del día, cuando más fresquito se está, moja las cortinas y mantén abiertas las ventanas para que entre el aire. Con este sencillo truco lograrás un ambiente fresco.

3) Riega las plantas por la noche. Las plantas ayudan a refrescar el ambiente. Si tienes macetas dentro de casa, no dudes en regarlas por la noche para que la humedad de la tierra refrigere el ambiente.

4) Cierra puertas y ventanas. Seguramente este truco lo tengas controlado. Y es que es de una lógica aplastante cerrar las ventanas y bajar las persianas durante las horas de más calor. Y si además cuentas con toldo, ponlo también cuando el calor apriete y súbelo cuando haya caído el sol. Si aún no has puesto el toldo y tienes libertad, elige colores claros porque son los que menos calor atraen.

5) Compresas congeladas. Congelar pañuelos para luego colocártelos sobre el cuello, la frente, los brazos o las piernas es otra fórmula para aliviar los calores del verano. Colocar un paño frío sobre la piel ayuda a vencer las altas temperaturas y si además te mojas las muñecas lograrás bajar tu temperatura corporal para pasar sin tanto agobio los días de más calor. 

6) Las bebidas calientes y la hidratación constante. Las bebidas, cuando entran en el organismo, asimilan la temperatura corporal que suele ser de 37 grados. Por tanto, tomar bebidas frías sólo provoca una fugaz sensación de alivio térmico en boca. El jet lag térmico que sufre el cuerpo cuando bebemos algo frío le obliga a trabajar más para recuperar los 37 grados y, por tanto, a quemar reservas energéticas y a acolarnos. Tomar bebidas calientes, sin embargo, es más aconsejable cuando hace calor porque obliga al cuerpo a sudar, lo que contribuye a refrescar el organismo. A lo que nunca hay que renunciar en verano a tomar agua en abundancia para evitar dolores de cabeza, náuseas, somnolencias e insolaciones.

 

Leer más: http://www.expansion.com/blogs/vidalowcost/2018/07/06/consejos-para-enfriar-la-casa-sin-tirar.html

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *