Tengo una sociedad, y quiero vender mi negocio… ¿cuál es la mejor opción?

Al despacho nos han llegado varias consultas respecto de las opciones de las que disponen los socios a la hora de vender una sociedad.

Para este trámite, existen dos opciones a escoger: vender las participaciones, y por lo tanto, la sociedad; o vender el negocio (los activos que hay dentro de ella), y quedarse la sociedad sin actividad. Para determinar qué opción es la ideal en cada caso, deberemos tener en cuenta lo siguiente:

Si los socios tendrán intención, o no, de utilizar la sociedad para iniciar un nuevo negocio.

Si la ganancia (dinero) obtenido en la venta, irá destinado a los socios, o a la sociedad.

Qué opción es la que tendrá menos impacto fiscalmente.

Si optamos por la opción de que no vamos a querer la sociedad para nada (es decir, que no vamos a utilizarla para iniciar un nuevo negocio), y la ganancia obtenida en la venta va destinada directamente a los socios, lo más interesante es vender las participaciones, por tres motivos fundamentales:

La ganancia recibida por la venta de las participaciones tributará únicamente en el IRPF de los socios (declaración de la renta) con una retención entre el 19% y el 23%.

El importe recibido de la venta va destinado directamente a los socios, y como no va a parar a la sociedad, evitaremos tener que hacer distribución de dividendos (y evitaremos pagar la retención correspondiente a este trámite).

Y como vendemos la sociedad, no tendremos ningún gasto futuro (ni la tendremos que liquidar, ni tendremos que pagar el mantenimiento en el caso de dejarla inactiva).

Si optamos por la otra opción, la que deciden que utilizaran la sociedad para iniciar un nuevo negocio, lo mas interesante es únicamente vender el negocio y conservar la sociedad, porque así, lo recibido por la venta, quedará en la empresa y se podrá utilizar para iniciar la nueva actividad. En este caso, únicamente tributará en el Impuesto sobre Sociedades, al tipo del 25%.

Por lo tanto, a modo resumen, a la hora de decidir si queremos vender la sociedad totalmente, o solo el negocio, deberemos partir de la base de lo que querremos hacer en el futuro, si utilizar el dinero de la venta para iniciar otro negocio, o por el contrario, utilizar el dinero de la venta de manera personal, y no iniciar ninguna actividad empresarial.

Leticia Diaz