Varón, soltero y con un sueldo de 1.200 euros al mes: así es el inquilino medio en España

Varón treintañero, de nacionalidad española, soltero, con contrato indefinido y con un sueldo medio de 1.200 euros al mes. No se trata de una ficha policial ni de ningún perfil en Tinder, sino del prototipo más común de inquilino en el mercado del alquiler en España que, además, este año ha dedicado una semana más de su tiempo en buscar vivienda como consecuencia de las restricciones al movimiento provocada por la pandemia de coronavirus.

Éste es uno de los cambios más significativos que se han dado en los últimos meses entre las personas que buscan casa para alquilar, tal y como se desprende del estudio IX Perfil del Inquilino en España elaborado por la firma inmobiliaria Alquiler Seguro correspondiente a los seis primeros meses del año. «Todavía es pronto para saber si los cambios detectados, especialmente en la demanda, se afianzarán en el tiempo o serán temporales», señalan desde la firma.

Esos cambios afectan tanto a la oferta como a la demanda. En cuanto a ésta última, el estudio señala que ha estado contenida a causa de las limitaciones en la movilidad geográfica, especialmente para los estudiantes y los trabajadores desplazados. Además, se ha detectado una variación en la calidad, ya que las viviendas con más espacio y con terrazas o balcones han ganado protagonismo en detrimento de los inmuebles más pequeños y céntricos.

En cuanto a la oferta, se ha incrementado notablemente en las últimas semanas, aunque todavía es pronto para saber con exactitud los motivos. Una parte de ese incremento corresponde a los propietarios de pisos turísticos que, ante la imposibilidad de viajar y el parón económico general, han decidido integrarlos en el mercado tradicional. La incógnita respecto a esta tendencia es si esos propietarios los mantendrán en el régimen tradicional o volverán a su uso primario una vez que los turistas vuelvan a llegar a las ciudades.

Según muestra el informe, el 51% de los inquilinos en España son hombres, frente al 48% de mujeres; la franja de edad que más recurre a este mercado se sitúa entre 26 y 35 años (algo más del 40% en ambos casos), y baja casi a la mitad -en torno al 21%- entre las personas de 36 a 45 años. El 41,37% son personas solteras; el 31,48%, casadas; el 12,93%, separadas y el 11,64%, divorciadas. En cuanto a la nacionalidad, el 76,42% son españoles, seguidos de personas procedentes de Marruecos (4,63%), Rumanía (4,31%) y Reino Unido (3,89%).

La situación laboral es uno de los factores que más importancia tiene por parte de los propietarios a la hora de elegir ocupante para su piso. De hecho, éste es uno de los factores que más peso está ganando en los últimos meses ante los efectos que la pandemia pueda tener en el mercado de trabajo y, en consecuencia, en la renta de los inquilinos.

Hasta junio, el 28,38% de los inquilinos en España tiene un contrato indefinido, una antigüedad laboral de menos de un año y se dedica sobre todo al sector servicios.

El número medio de inquilinos por contrato es de dos y el tiempo medio de estancia en un mismo inmueble llega a los tres años.

QUÉ BUSCAN Y DÓNDE

Uno de los cambios que ya empiezan a detectarse en el mercado del arrendamiento afecta a las búsquedas que realizan los usuarios y a cómo las realizan. Las visitas virtuales se han incrementado en las últimas semanas y el móvil se afianza como herramienta para encontrar oportunidades. La mayoría lo utiliza para repasar las ofertas y dedica casi dos horas a pasear virtualmente por los inmuebles. «Al hacer una selección previa por internet, el arrendatario tipo necesita tan sólo de dos visitas para decidirse», apuntan desde la compañía. .

Ahora bien, no todos buscan lo mismo y los criterios varían mucho según la zona de la que se trate. En Madrid, en el distrito de Chamberí la vivienda buscada es de dos dormitorios y de hasta 1.000 euros, mientras que en Villaverde se busca un inmueble de 3 dormitorios y de hasta 750 euros. Dentro del área metropolitana, en Alcobendas los inquilinos buscan inmuebles de 3 dormitorios y hasta 950 euros y en Móstoles, los inmuebles más demandados tienen 3 dormitorios y cuestan hasta 750 euros.

En el caso de Barcelona, en el distrito de Nou Barris se buscan inmuebles de 2 dormitorios y hasta 850 euros y en Eixample destacan los de 3 dormitorios de hasta 1.200 euros. Dentro del área metropolitana, en Hospitalet los inmuebles más buscados son de 3 dormitorios y hasta 900 euros y en Cornellá la misma tipología de vivienda, pero con un precio máximo de 850 euros.

 

Leer más: https://www.elmundo.es/economia/vivienda/2020/06/22/5eef86aafdddffb13e8b45b1.html