Hace unos días el Ministro de Economía y Hacienda, Cristóbal Montoro, advertía que las transacciones en plataformas como Wallapop, eBay, Milanuncios, Amazon o Vibbo, en definitiva, la venta “on line” debe tributar, como el resto, a través del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP). Además, señaló que este tipo de compra-venta está en el foco de Hacienda.

Todo esto saltaba después de que un contribuyente preguntara si este tipo de intercambios estaban sujetos a IVA o a algún otro impuesto. Montoro concretaba que, tal y como especifica la respuesta de la Consulta Vinculante, estas operaciones tributan en la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas TPO). 

¿Qué son las Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO)?

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas (ITP) es una rama independiente del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Se encuentra regulado en el Real Decreto Legislativo 1/1993, del 24 de septiembre (Texto Refundido de la Ley del Impuesto) y Real Decreto 828/1995, de 29 de mayo de la legislación Española. Es un impuesto que grava todas las operaciones que impliquen una transmisión de patrimonio entre las personas.

¿Quién tiene la obligación de pagar este impuesto?

El adquiriente del bien es el sujeto obligado del pago del impuesto.

¿Cómo y cuándo se liquida el impuesto?

Para proceder a pagar el ITP la administración facilita un portal web donde se liquida el impuesto telemáticamente. En Cataluña, por ejemplo, el portal es el de la Agencia Tributaria Catalana (ATC). El impuesto ha de ser liquidado en los 30 días siguientes a la transmisión en el llamado Periodo Voluntario de Pago.

¿Cuál es la cuota a pagar?

La cuota a pagar será un porcentaje sobre el precio real del bien. En Cataluña las tarifas son las siguientes:

 

¿Cuáles son las consecuencias de la falta de pago?

El impago de este impuesto conllevaría a la pertinente inspección tributaria, requiriendo al obligado al pago su liquidación inmediata, además de los pertinentes gastos de recargo.

Lo cierto es que estas transacciones entre particulares de artículos son muy difíciles de conocer por Hacienda. Pero lo que no cabe duda es que el número de transacciones de este tipo ha crecido exponencialmente. Parece ser que la Agencia Tributaria (AEAT) pide las bases de datos a las plataformas de comercio “on line” para obtener información de los compradores, vendedores, importes, bien transmitido… ya que estas transacciones quedan registradas, lo que permitirá aplicarles este gravamen similar al que hasta ahora se impone a las ventas “físicas” de bienes usados.

 

Maria José Raya