¿Cómo se trata en terapia el síndrome de burnout?

El síndrome de burnout o “síndrome del trabajador quemado” es una alteración psicológica basada en la cronificación del estrés laboral sufrido por una persona, y se manifiesta en una serie de síntomas tanto físicos como psicológicos que impactan de manera decisiva en la vida de la persona.

¿Qué es el síndrome de burnout?

El burnout laboral es una alteración cuya afectación aumenta de manera progresiva con el paso del tiempo, siendo algunos de sus síntomas una pérdida de interés hacia las tareas que deben realizarse, la falta de ilusión por el trabajo y reacciones psicológicas negativas hacia el mismo.

Además de eso, las personas que sufren síndrome de burnout también pueden experimentar ideas irracionales sobre su trabajo, problemas para gestionar el tiempo a causa de la apatía y estrés a causa del trabajo acumulado, a pesar de que no se siente un interés genuino en la labor encomendada.

Cabe destacar que el estrés y la angustia que sienten las personas con síndrome del trabajador quemado no se relacionan únicamente con la voluntad de evitar el malestar y los inconvenientes de no llegar a los objetivos laborales, sino que estos síntomas se asocian al modo en el que percibe toda su vida. Esta dinámica hace que surjan síntomas de tipo depresivo que anclan a la persona en su problema, dado que le dificultan tomar medidas para solucionar lo que le ocurre. Por eso es importante contar con ayuda profesional.

¿Cómo se trata en psicoterapia el síndrome de burnout?

El síndrome de burnout ha sido estudiado a lo largo de varias décadas por parte de profesionales de la psicología y la medicina y gracias a ese estudio pormenorizado se han establecido una serie de estrategias de intervención en psicoterapia para tratarlo con éxito.

1. Reestructuración cognitiva

La reestructuración cognitiva es una de las técnicas más utilizadas en la práctica psicológica moderna para resolver y ayudar a superar una gran variedad de alteraciones que afectan a la vida de la persona que necesita apoyo psicoterapéutico. Consiste fundamentalmente en ayudar a la persona a detectar las creencias desadaptativas y problemáticas a las que se ha estado aferrando y que contribuyen a mantener en marcha la alteración psicológica por la que sufre.

Nuestra realidad está condicionada por cómo interpretamos todo aquello que nos sucede diariamente, y precisamente la técnica de la reestructuración cognitiva se basa en cambiar aquellos pensamientos, ideas e interpretaciones negativas que hace la persona de su realidad diaria por otros más positivos.

Reestructurando el andamiaje mental y cognitivo de la persona con ayuda de un profesional de la psicología cualificado, lograremos que conciba su realidad de una forma diferente a la que lo hacía antes, lo que le permitirá ser más feliz y tener una mayor calidad de vida.

2. Entrenamiento en técnicas de gestión de la ansiedad

La ansiedad es una de las principales causas en la aparición del síndrome de burnout, y más especialmente la incapacidad para gestionar la ansiedad y todos los síntomas físicos y psicológicos asociados a la misma. Se trata de un fenómeno paradójico; a la vez que la persona se siente desmotivada y siente que no conecta emocionalmente con su puesto de trabajo, se siente desbordada por las tareas que debe realizar y eso hace que sufra estrés y ansiedad.

En una consulta psicológica podremos compartir con el profesional cualificado todo aquello que sentimos respecto al trabajo de manera pormenorizada, es decir, cada situación de angustia, estrés, malestar o tensión que hemos experimentado previamente en un contexto laboral.

Los psicólogos son expertos en entrenar diversas técnicas que nos ayudarán a gestionar con éxito la ansiedad, todas ellas de gran utilidad y basadas en años de investigación científica.

3. Entrenamiento en detección de creencias limitantes

El entrenamiento en la detección de las creencias limitantes es otra de las estrategias que se ponen en marcha por parte de un psicólogo para tratar los casos de síndrome de burnout y ayudar a la persona a superarlo con éxito.

Esta técnica consiste en aprender a conocernos mejor a nosotros mismos mediante la etiquetación, con la ayuda del psicólogo, tanto de nuestras creencias limitantes como de todo aquello que sentimos en relación a nuestro trabajo o contexto laboral.

Entendiendo y poniendo nombre a estas creencias que nos impiden avanzar y ser mejores aprenderemos a detectarlas siempre que se pasen por la cabeza y a cambiarlas por otras creencias más positivas y adaptativas.

4. Establecer rutinas de vida saludables

Como la salud física y la mental están relacionadas, el establecimiento de rutinas de vida saludables tanto a nivel físico como mental resulta esencial para superar cualquier alteración que pueda aparecer en la vida de una persona, también el síndrome de burnout.

El psicólogo especializado en dicha intervención enseñará al paciente a poner en práctica una serie de rutinas saludables, pasando de los deseos a la acción. Por ejemplo, hábitos tanto de alimentación como de ejercicio físico que nos ayuden a sentirnos mejor con nosotros mismos, aumentar nuestra autoestima y ser menos vulnerables a pensamientos negativos.

5. Potenciación del autoconocimiento

La potenciación del autoconocimiento también puede lograrse en la terapia y tiene como objetivo que la persona reconecte con sus valores y también que descubra nuevas metas ilusionantes a medio y largo plazo.

Teniendo en mente un nuevo horizonte de futuro y nuevas metas que alcanzar con el presente trabajo, la persona recobrará de nuevo la alegría por su situación presente al detectar las oportunidades que le ofrece, y de ahí puede surgir una motivación que le permita desempeñarse de nuevo en su puesto de trabajo, ya sea para mantenerlo o para usarlo como plataforma para mejorar su situación laboral.

 

Leer más: https://psicologiaymente.com/clinica/como-se-trata-terapia-sindrome-burnout