Declaración de la Renta: 20 deducciones en el IRPF de los autónomos

Los autónomos, trabajadores por cuenta ajena, también están obligados a presentar la declaración de la Renta correspondiente al ejercicio fiscal de 2020 entre el 1 de abril y el 30 de junio. Los 3,2 millones de autónomos españoles han sido uno de los grupos más afectados por la situación sanitaria por el coronavirus en términos económicos, según resalta el Estudio Nacional del Autónomo. No obstante, a pesar de la complicada situación, más del 57% del colectivo se encuentra muy satisfecho con su trabajo y más del 45% de los trabajadores por cuenta propia volverían a ser autónomos sin ninguna duda, según este mismo estudio.

Con el objetivo de ayudar a los autónomos españoles, los expertos fiscales de TaxScouts, plataforma que simplifica la presentación de impuestos proporcionando un asesor fiscal personal a sus usuarios, presentan una lista de 20 deducciones a las que se puede acoger un autónomo.

1. Gastos de alquiler: Los gastos de alquiler de una vivienda se pueden deducir siempre y cuando el contrato esté a tu nombre y se haya informado a Hacienda previamente a través del modelo 036. En el caso de trabajar desde casa, no se podrá deducir el gasto total del alquiler de la vivienda, sino sólo una pequeña parte, la correspondiente al porcentaje que se use para la actividad. Será un gasto deducible del IRPF y del IVA en el caso de tener alquilado un local.

2. Gastos por suministros (luz, agua, calefacción): En el caso de tener un local alquilado específicamente para el desarrollo de la actividad profesional, se pueden deducir todos los gastos por suministros. En el caso de trabajar desde casa, Hacienda sólo permite una deducción del 30% del gasto total de suministros. Para ello hay que haber comunicado a Hacienda que la actividad se realiza desde el domicilio, y la factura de suministros deberá estar a nombre del autónomo. Cabe destacar que el 30% se aplica sobre el porcentaje de metros cuadrados usados exclusivamente para la actividad profesional. Serán gastos deducibles del IRPF y del IVA.

3. IBI, tasa de basura y comunidad de propietarios: Esta situación es similar a la del alquiler, es un gasto deducible del IRPF con los mismos límites. En el caso de que sea una vivienda, sólo se podrán deducir estos gastos en el porcentaje correspondiente al espacio dedicado a la actividad.

4. Teléfono e Internet: Tanto el teléfono fijo como la conexión a internet instalada en la oficina o local comercial son gastos deducibles. En el caso de trabajar desde casa, el autónomo debería abrir líneas nuevas y exclusivas para el desarrollo de la actividad para poder deducir estos gastos en su totalidad. Aunque si se quiere mantener un mismo número y conexión para el uso personal y el profesional los gastos no serán deducibles. Serán gastos deducibles del IRPF y del IVA.

5. Materiales y materias primas: Los gastos derivados de la compra de materiales y materias primas necesarios para el desarrollo de la actividad son deducibles y se conocen como consumos de explotación. Son gastos deducibles del IRPF e IVA.

6. Compra y reparación de bienes de inversión (valor > 3.000 eur): Tanto las compras como las reparaciones de los bienes de inversión para la realización de la actividad, son gastos deducibles del IVA. En el caso del IRPF de los bienes de inversión, la ley obliga a amortizar. En el caso de hacer este tipo de inversión los gastos son deducibles del IRPF e IVA.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/05/04/midinero/1620112795_380779.html